Converse con nosotros

Mi nombre es y me gustaría contactarlos para

.

Me pueden contactar al y .

NECESITAMOS SABER UN POCO MÁS...


Proyecto de consultoría

Trabajo en y estamos interesados en realizar un proyecto de . Con esta solución buscamos:


Explorar oportunidades de trabajar en HC

Estoy interesad@ en trabajar en . Pueden conocer mi perfil profesional en: o revisar mi hoja de vida


Resolver una inquietud

Soy de y y estoy interesado en resolver la siguiente inquietud


Perspectivas salariales 2017

Escrito por: José Manuel Acosta Gómez, Presidente de Human Capital.

El momento país y la dinámica del entorno laboral plantean un 2017 de alta complejidad en materia de administración de la política salarial y gestión de los recursos. La evidente desaceleración económica, el componente  inflacionario, la posición esperada de las centrales obreras sobre el ajuste del salario mínimo e impacto de la anunciada reforma tributaria, que entre otras cosas propondrá ampliar la base de contribuyentes al impuesto de renta tomando personas con ingresos cercanos a 3 salarios mínimos, hacen imperativa la necesidad de replantear los criterios tradicionales para estructurar el presupuesto, los incrementos y medios de pago para el año entrante.

El reto será mantener la competitividad e impulsar la productividad, a través de iniciativas sostenibles que fomenten la eficiencia de costos laborales, mejora del ingreso real de las personas, no deterioro de la empleabilidad y atracción y fidelización de talento clave que, generando valor, contribuya al cumplimiento de los objetivos de negocio.

Con una visión pragmática, solo existen dos formas de gestionar la estrategia retributiva: haciéndolo exclusivamente a través del salario o vía otros elementos de la compensación global, tales como la flexibilización del ingreso fijo, la incursión o potenciación del pago variable y/o los beneficios extralegales; esto es combinando el “cuánto” con el “cómo”. En nuestro estudio anual Total Rewards 2016, uno de los hallazgos más representativos encontrado en una muestra de 850 empresas en 25 sectores de la economía, es que el salario solo representó el 48% de la “paga total” y el 52% estuvo representado en pago variable (27%) y beneficios monetarios y no monetarios (25%).

A manera de ejemplo, en 2016 solo 4 de cada 10 compañías aplicaron sus incrementos a través del salario y las restantes lo hicieron utilizando los mecanismos en comento o una mezcla de los mismos, tanto en lo individual como en lo colectivo (Pactos y Convenciones). ¿De qué serviría incrementar un 7% vía salario cuando quizá un empleado con una alta tasa impositiva termine percibiendo un neto real con una variación apenas del 2% e incluso negativa? El asunto es que, con la expectativa de la mencionada reforma tributaria, salarios del orden de dos millones de pesos también perderán poder adquisitivo.

El actual marco regulatorio y los entes de control y fiscalización (incluidas UGPP y Dian), avalan los pagos no salariales que, en coexistencia con el salario, deben cumplir con los requisitos de racionalidad, proporcionalidad, topes y adecuada contabilización, entre otros.

En concreto, la recomendación basada tanto en las mencionadas proyecciones como en las lecciones aprendidas, es no hacer más de lo mismo, romper la inercia en la definición de los criterios para aplicación de incrementos y afianzar la estrategia retributiva 2017, respondiendo a los grandes desafíos que impone a nuestras empresas este “movido” panorama.