phone+57 (1) 646 1555

La experiencia del empleado: un viaje que impacta resultados

  • Home
  • Noticias
  • La experiencia del empleado: un viaje que impacta resultados
Oct 17, 2019

Hablar de la cuarta revolución significa hablar del talento: su evolución en el contexto laboral, las nuevas reglas en la lucha por los mejores y en esta línea, las herramientas que hoy se ponen sobre la mesa, desde una visión muy del mercadeo tradicional, para construir propuestas de valor que conecten y enamoren a los empleados. ¿Asunto de las grandes corporaciones? No. Las organizaciones que quieran permanecer y competir deberán estar un paso adelante en la construcción de una verdadera y trascendental experiencia de empleado.

Pero asumir estos retos significa entender que hoy no nos movemos sobre el esquema tradicional al que veníamos acostumbrados: la tecnología está impulsando la creación de nuevas fuentes de información que permiten comprender mejor cuáles son las habilidades y ocupaciones más demandadas y cómo las personas pueden reorientar su carrera profesional y pasar de una ocupación a otra en lo que se denomina economía de ocupaciones transitorias.

Se plantea la reinvención del lugar de trabajo, migrando a espacios colaborativos en donde la eficiencia, gestión de la diversidad y la inclusión desde diferentes perspectivas, se vuelven determinantes a la hora de reinventarse y evolucionar como negocio.

Una inmersión en lo que se denomina la cultura de aprendizaje autónomo, que se aleja de los planes tradicionales de formación y se introduce en un entorno digital en el que el conocimiento está a libre disposición de quien lo quiera tomar.

Equipos altamente empoderados por un nuevo modelo de gestión abierto y de escucha que parte de la confianza para movilizar resultados, entendiendo que hay un evidente relevo generacional que pone en cargos críticos de dirección a personas jóvenes que cuestionan los esquemas que funcionaron por años y sugieren caminos alternos de eficiencia que impactan gente y resultados.

En este nuevo mercado laboral, altamente transparente y dinámico, estas variables entran a formar parte de la propuesta de valor al empleado que hoy cualquier compañía debería consolidar, independiente de su tamaño, para atraer los ojos del talento que explora permanentemente los espacios donde no solo puede aportar sino construir a partir de un propósito común.

De hecho estudios demuestran que esas grandes compañías que por años han sido referentes en Marca Empleador, se están quedando de lado considerando su imposibilidad de reaccionar rápidamente ante estas nuevas demandas y abren paso a empresas que por su tamaño, capacidad de reacción y sobre todo de reinvención, permiten que las personas puedan aportar y se sientan pertenecientes y no solo transeúntes, generando valor desde toda perspectiva.

Es así como la experiencia del empleado se ha convertido en un factor de competitividad muy relevante para las compañías, alejándose de la oferta de valor convencional cuyo foco principal estaba concentrado en aspectos monetarios y vinculando un viaje que pasa por elementos de crecimiento, relacionamiento, proyección, comunicación, innovación, liderazgo, aprendizaje, entre otros.

Es un desafío que exige adoptar nuevas formas de pensar sobre los procesos e iniciativas en torno al talento. Metodologías como “Design Thinking” y atado a esto herramientas como los “Journey Maps” que habían sido utilizados en el ámbito de mercado para entender qué es lo que quiere el cliente y cómo llevar una solución, se introducen en el mundo de Recursos Humanos para trazar el viaje del empleado y entender cómo experimenta cada uno de los ciclos que vive en la organización.

Dichos Employee Journey Maps (en inglés) o mapas del viaje del empleado, son una clara tendencia en el ejercicio de atracción y fidelización de los mejores. Parten de la base de atracción, selección y reclutamiento, pasando luego por su vinculación, desarrollo y crecimiento, llegando hasta el mapeo de su cierre y salida de la compañía. Entender qué significa atravesar estos estadios, permite contar con una foto muy clara de las expectativas de la nueva fuerza laboral y así mismo tener elementos de determinantes para diseñar una propuesta de valor de alto impacto.

¿Cómo hacerlo?

  • Eleve la experiencia del empleado y conviértalo en una prioridad: reconozca que la experiencia integrada hacia su gente es tan valiosa y puede tener tanto (o más) impacto como la estrategia de experiencia del cliente.
  • Estudie, escuche, aprenda y descubra nuevas formas de simplificar el trabajo y mejorar la productividad, el rendimiento y el compromiso.
  • Piense en experiencias para toda la fuerza laboral: segmentos, momentos de vida, tipos de contratación, etc.
  • Mire hacia afuera: use la información de Glassdoor, LinkedIn y otros para detectar áreas de oportunidad y debilidad. Visite empresas similares y busque nuevas ideas sobre cómo rediseñar la experiencia de los empleados.
  • Apóyese en los líderes: su participación es fundamental ya que son quienes gestionan día a día a su equipo y por lo mismo pueden ser responsables de la experiencia de los empleados a través de objetivos, recompensas y otros programas de desempeño.
  • Mídalo: vaya más allá de las encuestas de participación tradicionales y use mecanismos más cercanos como conversaciones de desempeño continuo y entrevistas de salida como formas de construir una comprensión completa y en tiempo real de los problemas que enfrentan su gente.
  • Comunique: transmita su propuesta de valor a través de mecanismos poco convencionales, asegurando su comprensión, pero sobre todo su vivencia.

Lograr una experiencia productiva y positiva se traduce en el nuevo contrato laboral entre el empleador y el empleado. Un contrato que vas más allá de lo legal y que permite construir una verdadera relación de largo plazo con la gente, sustentada no en la responsabilidad asignada, sino en un legítimo y honesto interés de querer aportar y construir un proyecto de vida con la organización.  Comprender y mejorar la experiencia de sus equipos es fundamental para las compañías que operan en una economía global altamente competitiva. Proporcionar una experiencia atractiva ayudará a las organizaciones a tener éxito en atraer y fidelizar la gente que necesita. Y no olvide que una sólida experiencia del empleado también impulsa una fuerte experiencia del cliente.

 

Por: María Paula Ospina P. – Socia y Directora de Consultoría en Human Capital

¿Interesado en un acercamiento comercial?

Complete los siguientes datos y nos pondremos en contacto lo más pronto posible.


Deja un comentario